Antibióticos Locales en la Enfermedad periodontal
  • 0

Antibióticos Locales en la Enfermedad Periodontal

Los antibióticos locales en el tratamiento de la enfermedad periodontal se colocan directamente en las áreas infectadas de las encías, a través de microesferas, enjuagues bucales y geles que se absorben o se disuelven en la boca.

En la actualidad, los antibióticos locales son considerados como nuevas terapias coadyuvantes en el tratamiento periodontal no quirúrgico.

Aunque la utilización de antibióticos locales parece una buena opción para evitar los inconvenientes de los antibióticos sistémicos, su uso en la práctica sigue siendo muy limitado. Aún existe cierta controversia respecto a su utilización debido a la variabilidad de los resultados obtenidos por los diferentes estudios clínicos.

La evidencia científica indica que pueden mejorar los resultados del tratamiento periodontal básico cuando se administran como terapia adjunta (por su capacidad de suprimir microbiota patógena, mejorar niveles de inserción y reducción de profundidades de sondaje y sangrado al sondaje), pero hay claras diferencias entre los productos existentes y se estima que sus efectos beneficiosos son de duración limitada. De allí la necesidad de utilizar los antibióticos como terapia adyuvante al tratamiento convencional (quirúrgico y no quirúrgico).

La etiología de la enfermedad periodontal y su severidad de destrucción sobre el periodonto indicaban una relación directa con la cantidad de irritantes locales; hoy ha cambiado y se ha demostrado, que existe una importante relación entre la respuesta del huésped ante la presencia de una gran variedad de complejos patógenos bacterianos que pueden incluir microorganismos anaerobios estrictos  gram (-) como son: Porphiromonas gíngivalis, Prevotella intermedia, Bacteroides Forsytus, Fusobacterium nucleatum, Selenomonas y especies de Campylobacter, así como, especies de anaerobios facultativos gram (-) como son los Agreggatibacter  actinomycetemcomitans, especies de Capnocytophaga y  Eikenella corrodens incluyendo su virulencia sobre el huésped, sin omitir al tiempo también como un factor importante en la interacción del agente, huésped y medio ambiente.

En un intento de aumentar la acción de los fármacos, para obtener mayores concentraciones al nivel de la bolsa periodontal y menores reacciones adversas, así como un menor riesgo de provocar resistencias bacterianas en otros lugares del organismo, se han desarrollado diferentes sistemas de aplicación local de antibióticos.

Características

Una de las principales es el mantenimiento  de la sustancia por un tiempo prolongado en el sitio de acción; es por esta razón que los antimicrobianos locales se han dividido en dos grupos, donde el primero de ellos representa los de liberación sostenida (metronidazol y minociclina) y cuyo tiempo de liberación es menor a 24 horas y el segundo corresponde a los de liberación controlada (tetraciclina, doxiciclina y clorhexidinia) con un tiempo de liberación mayor a 24 horas, llegando incluso hasta 10 días desde su fecha de aplicación 

Ventajas de su uso.

  • Se administran como terapia adjunta (por su capacidad de suprimir microbiotapatógena, mejorar niveles de inserción y reducción de profundidades de sondaje y sangrado al sondaje.
  • La permanencia por un tiempo prolongado en el lugar de acción y a una concentración sistémica relevante, disminuyendo los riesgos alérgicos.
  • Al disminuir la concentración sistémica del fármaco, se favorece la reducción de efectos sistémicos colaterales como, por ejemplo, en pacientes médicamente comprometidos, con predisposición a infecciones por cándidas, con alteraciones sistémicas o en aquellos pacientes en los que está contraindicada la cirugía periodontal o para reducir las indicaciones de ésta.

Desventajas de su uso.

  • El beneficio adicional que se obtiene es únicamente en situaciones muy restringidas, como son los casos de pacientes con recidivas (repetición de la enfermedad al poco tiempo de terminar la convalecencia) muy localizadas al tratamiento convencional de raspado y alisado.

Limitaciones de su uso

  • La mayor limitación estaría en la disponibilidad de estos productos en cada país, lo que reduce la posibilidad de recomendaciones basadas en la evidencia.
  • Los costos elevados de incorporar estos elementos a la terapia periodontal; sin embargo, se sugiere que el uso de antimicrobianos locales finalice con una reducción de la necesidad de tratamientos quirúrgicos, lo que llevaría a una reducción de los costos finales del tratamiento.

Indicación en el tratamiento

El procedimiento terapéutico siempre debe comenzar con la terapia convencional de raspado y alisado radicular, para luego evaluar y controlar al paciente y considerar el uso de antibióticos locales.

Se debe tener en cuenta en qué tipo de lesiones, tanto en el momento del diagnóstico inicial del caso, tras evaluar la respuesta al tratamiento o durante la fase de mantenimiento y en periodontitis recurrentes.

Criterios para considerar su uso

  1. Pacientes con mala higiene durante la fase de tratamiento y/o mantención.
  2. Pacientes discapacitados física y/o mentalmente.
  3. Pacientes medicamente comprometidos y con predisposición a infección por cándida o alteraciones sistémicas.
  4. Pacientes con aparatos ortodóncicos fijos.
  5. Pacientes sometidos a cirugías (como método de prevención post – quirúrgica).
  6. Pacientes hospitalizados por largo tiempo.
  7. Pacientes susceptibles a endocarditis bacteriana.
Abrir chat